“Adolescencia” En La Escuela De Familia De Urroz

8CCLa primera adolescencia abarca de los 11 a los 15 años, edad en la que empieza la adolescencia tardía, hasta aproximadamente los 22.
Una etapa rica para crecer y madurar como personas y como familia, si comprendemos las características y necesidades del cerebro adolescente y manejamos estrategias para no romper la comunicación.
Cuales son las claves del buen desarrollo en la adolescencia? Que necesidades han de cubrir? Como acompañarles en el proceso?
Esta tarde, en la sala de cultura del Ayuntamiento de Urroz hemos podido compartir un café con la psicopedagoga Patricia Valle, que como siempre nos ha ofrecido una sesión rica en ideas para disfrutar de esta etapa.
Las hormonas son responsables de muchos cambios en el adolescente, que provocan una serie de características a nivel cerebral:
-Búsqueda de novedades, que por un lado está llena de motivaciones, pero por otro también trae aparejados nuevos riesgos…
-Implicación social: con la necesidad de nuevas relaciones y contextos de apoyo, intentando estar fuertes ante la presión del grupo y contando con distintas redes…
-Aumento de la intensidad emocional: que ofrece mayor vitalidad, pero también mayor impulsividad…
-Exploración creativa: contando con un sentido ampliado de la conciencia pero con el riesgo de sentir impotencia, incomprensión y soledad…
Algunas de las claves que a los padres nos pueden ayudar a mantener coherencia con estas nuevas características, pueden ser: la demostración del afecto, aunque a veces no sea reciproco; los límites necesarios como nunca; el respeto a la autonomía del adolescente; el aloparenting, contando con el apoyo de otros adultos que puedan servir de modelo positivo; mantener el canal de comunicación, que tendremos que iniciar nosotros; constituirnos en puerto seguro, mostrando nuestro amor incondicional, desde el cual ellos podrán volar; utilizar no un estilo autoritario-rígido, ni tampoco el opuesto caótico, sino un lenguaje positivo y un dialogo reflexivo que permita que sigamos conectados emocionalmente y podamos acompañar el proceso…
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 + 7 =